La Motivación 14

Continuamos con el estudio de la Motivación y en concreto con un componente básico del proceso motivacional.

DIRECCIÓN
Ferguson (2000) nos dice: la naturaleza dinámica de la motivación, proporciona la dirección a la variedad de acciones y tendencias que van a mostrar las personas en las diferentes situaciones y estados internos del organismo.

  • La Activación es el aspecto cuantitativo de la Motivación.
  • La Dirección representa el aspecto cualitativo de las acciones y tendencias.

Se refiere a las características selectivas por las cuales se produce la variación de la clase de objetivos a los que responde la persona.
Se considera la dirección como un índice claro del estado motivacional que tiene la persona, y que por esta razón adquiere una importante función para predecir la conducta motivada.
Cuando las posibilidades de acción aumentan, es dificil la predicción de la conducta motivada, puesto que las actuaciones de la persona dependerán del valor funcional de cada una de las posibles alternativas. La característica de la dirección adquiere una importante consideración que pone de manifiesto la relevancia de este elemento en el proceso motivacional.
Fernández-Abascal (1995) en el concepto de direccionalidad de la conducta abarca tanto a los objetivos determinados geneticamente como a las metas y objetivos de las personas. El desarrollo de las capacidades psíquicas y la interacción con el aprendizaje van modificando, con la experiencia la capacidad direccional del comportamiento.

Variables de la Dirección
Palmero (2005) señala que hay dos variables que intervienen en la consecución de los objetivos:

  • Expectativas de la consecución del objetivo:

Se analiza la proximidad subjetiva del objetivo.

  • Grado de atracción del objetivo:

Cuanto más atractivo sea el objetivo para la persona, mayor será su nivel de motivación y con lo que su actuación estará más encaminada a su consecución.

El tiempo o un nuevo objetivo dismunuye y desplaza el interés por los objetivos.

Es fundamental contar con el aspecto direccional para conocer y predecir la conducta motivada.

  • Cuando se reducen las posibilidades de elección de los objetivos, permite decidir fácilmente qué tipo de comportamiento adoptar y hacia dónde orientar la conducta.
  • Cuando aumentan las posibilidades de elección de los objetivos, la dirección tiene mayor dificultad en predecir la conducta motivada

Se pone de manifiesto la importancia de este elemento del proceso motivacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s