Un alto en el camino. Ser Feliz

Navegando por la red, se comprueba las confusiones sociales en las que se encuentra inmersa la ciudadanía en general, la foto que ví versa sobre un ritual musulman que se hace a las niñas de aproximadamente 8 ó 9 años, viene a ser el equivalente de la comunión en la religión cristiana, pues bien, esta foto se vende como una boda masiva de menores de edad con adultos. En este caso nada más lejos de la realidad.
La problemática Infantil mundial, no tiene precedentes en la historia, la Infancia está completamente desprotegida ante los motivos y deseos de los adultos. Todo lo relativo a la Vulnerabilidad Infantil, está envuelto en un halo de tragedia, intereses económicos, enfermos mentales que se aprovechan de la inmadurez Infantil.
Son muchas las amenazas que se ciernen en La Infancia, pero por favor, si queremos poner remedio, debemos estar bien informados, debemos conocer las  culturas para saber que hay de realidad y que hay de prejuicios. Si de verdad queremos curar a la Infancia de los males adultos que les amenaza, lanzando falsas creencias a otras culturas, no conseguiremos más que nuestros hijos lo pasen muy mal.
Empecemos por nosotros mismos, en nuestro entorno hay niños/as que están sufriendo y mucho, se encuentran encerrados en la jaula de los sistemas administrativos, judiciales, educacionales y no pueden “ser felices”.
Ser feliz, una infancia feliz aporta adultos sanos mentalmente.
Nuestra Infancia está siendo abusada, golpeada, insultada, ¿y qué hacemos nosotros?, pues nos fijamos en el ojo ajeno sin ver la paja en el nuestro.
Los nuevos modelos de familia, están creando una serie de ajustes sociales, dejando unas secuelas de dolor en la Infancia que observa atónita como sus progenitores se fagocitan entre ellos en el juzgado, que son personas completamente ajenas a sus vidas quienes deciden sus futuros.
Cuando un niño/a se atreve a denunciar malos tratos sexuales, físicos o psicológicos, se encuentra inmerso en una espiral de desconocimiento por parte de los profesionales encargados de estos temas. Con lo cual las consecuencias de estrés postraumático a la larga van a ser peores.
Ser feliz, derecho per se de la Infancia.
Y los adultos encargados de esa felicidad, tenemos tantos prejuicios, intereses, prioridades, incompatibilidades que lo último que pensamos es en  La Felidcidad de la Infancia.
Algún día nos rendirán cuentas.
Mati
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s