Las Sabidurías

El dolor que siente la persona antes sucesos dolorosos e incomprensibles, puede ser una bomba de efectos retardados en el  cerebro.

El sufrir en la Infancia marca unas vivencias que  condicionanrán para el resto de la vida. Aprender a convivir con ese dolor y no perder la dignidad en el intento, supone un aprendizaje continúo, motivado por las ansias de supervivencia.  Sentir la ganas de vivir a pesar de las adversidades, forma parte de nuestros patrones de acción modal. Exponer sin trabas y con asertividad una experiencia aversiva, supone un reto emocional sin precedentes. Poder hablar de una tragedia vivida en primera persona sin odio y con entereza, es un esfuerzo que vale la pena intentar. La Sabiduría empieza cuando dejamos el odio atrás.

ψ

 

Anuncios