La organización secuencial de la conducta

Recordemos que los estímulos elicitantes pueden identificarse fácilmente cuando se trata de reflejos simples. El estímulo responsable de una pauta de acción modal puede se más difícil de aislar si la respuesta tiene lugar en el curso de interacciones sociales complejas. Hay respuestas que no pueden determinarse mediante la mera observación causal.
Toda conducta  involucra una secuencia de acciones sitemáticamente organizadas. Vamos a verlo en un esquema.
Las conductas apetitivas tienen lugar en las primeras fases de la secuencia de la conducta y sirven para poner al organismo en contacto con los estímulos que desencadenan la conducta consumatoria que son las acciones que concluyen una secuencia de respuesta típica de una especie.
Efectos de la estimulación repetida
 http://www4.ujaen.es/~rmartos/CAME_TEMA_2_ESQUEMAS.pdf  Aquí está el enlace para ver los esquemas de los estudios que se han efectuado en torno al tema.
CONDUCTA ELICITADA ANTE ESTÍMULOS


PROCESOS MÁS ELEMENTALES DE APRENDIZAJE:
E, E, E,                 R: HABITUACIÓN
E, E, E,                 R: SENSIBILIZACIÓN

La conducta elicitada no es inmutable, es más, un rasgo característico de la conducta elicitada es su plasticidad, ya que las respuestas elicitadas simples no ocurren de la misma manera en todas  las ocasiones.

Reflejos (elementos):
EI (Estímulo elicitante o incondicionado)
RI (Respuesta elicitada o incondicionada) 
 
 
Los conceptos de habituación y sensibilización 
Numerosos estudios han concluido que la presentación repetida de un estímulo elicitante puede provocar tanto disminuciones como incrementos en la respuesta. Las dismunuciones de la tendencia a responder producidas por la estimulación repetida se denomina efecto de habituación.
los incrementos de la tendencia a responder se llaman efecto sensibilizador
Habituación:
Dada una respuesta elicitada por un estímulo, la habituación de la respuesta es un decremento en esa
respuesta como consecuencia de la presentación repetida del estímulo.
Efectos:
  • Especificidad estimular
  • Deshabituación
  • Recuperación espontánea
  • Habituación a corto plazo y a largo plazo
  • Frecuencia y habituación
  No nos detenemos en exlicar los estudios realizados, considero que lo que nos interesa en comprender los conceptos generales, en el linck arriba indicado expone en detalle los análisis de los estudios.
Diferencias entre habituación, adaptación sensorial y fatiga.
Volvamos al  concepto de reflejo
Un reflejo consta de tres componentes:
un estímulo que activa uno de los órganos sensoriales
transmisión de los mensajes sensoriales a los nervios motores a través de las interneuronas
los impulsos nerviosos de los nervios motores activan los músculos dando lugar a la respuesta observable
Existen varias razones por las cuales una respuesta elicitada no puede ocurir.
La habituación y sensibilización conllevan cambios neurofisiológicos que dificultan o facilitan la transmisión de los impulsos neuronales desde las neuronas sensoriales a las motoras. La habituación no es el único efecto que da lugar a una disminución de la concucta o respuesta. Aunque la respuesta no tiene lugar debido a los cambios en el SN bloquean la transmisión del impulso nervioso a las neuronas motoras. 
  • La habituación es específica del estímulo, una respuesta habituada se recupera rápidamente cuando se introduce un estímulo novedoso.
  • Un estímulo novedoso elicitará la respuesta de orientación previamente habituada, lo que indica que  la disminución de la respuesta no se debe a la fatiga.
Otras causas de dismunición de la respuesta elicitada:
  • Adaptación sensorial: disminución de la sensibilidad sensorial.  Los órganos sensoriales pierden sensibilidad a la estimulación. El organismos deja de responder a un estímulo aunque mantiene la capacidad de percibirlo y de realizar los movimientos musculares requeridos por la respuesta.
  • Fatiga: los músculos involucrados en la conducta quedan incapacitados
Teoría del proceso dual de la habituación y la sensibilización
Los efectos de habituación o sensibilización son cambios en la conducta o en la ejecución. Los factores responsables de tales cambios se estudian a través de la Teoría del Proceso Dual  propuesto por Groves y Thompson (1970). Esta teoría presupone que los incrementos y dismunuciones en la tendencia a responder a un estímulo son producto de procesos neurales diferentes.
  La teoría del proceso dual de la habituación y la sensibilización ha tenido una gran influencia en el estudio de la plasticidad de la conducta elicitada, aunque no ha sido capaz de explicar todos los efectos de habituación y sensibilización. Una de las contribuciones más importantes de la teoría ha sido el presupuesto de que la conducta elicitada puede estar frecuentemente influida por los eventos neuropsicológicos que tienen lugar fuera del arco reflejo directamente involucrado en una respuesta elicitada particular.
  • En la teoría del proceso dual se asume que el sistema de estado modula la actividad de los arcos reflejos.
  • La idea de que ciertas partes del SN permiten modular los sistemas E-R directamente involucardos en la conducta elicitada también se ha desarrollado en otros estudios recientes de habituación y la sensibilización
Características de la habituación y de la sensibilización
Características de habituación
Características de la sensibilización
APLICACIÓN A LAS EMOCIONES Y LA CONDUCTA MOTIVADA
Los conceptos de habituación y sensibilización también se han aplicado en el campo de las emociones complejas y a varios tipos de conducta motivada, y a la adicción a las drogas.
Reacciones emocionales y sus efectos posteriores.
Una característica común de las reacciones emocionales es que cambian con la experiencia. La reacción primaria se hace más débil y su potsefecto se hace más fuerte. La habituación de la primera reacción a las drogas se llama tolerancia a las drogas, lo que hace referencia a la dismunución de la efectividad de una droga con laas exposiciones repetidas
Solomon y Corbit (1974) destacaron que se producen patrones de reacción emocional similares con otros estímulos emocionales.
LA TEORÍA DEL PROCESO OPONENTE
Características de las reacciones emocionales:
1º La reacciones emocionales son bifásicas
2º La reacción primaria se debilita con la estimulación repetida
3º El debilitamiento de la reacción primaria va acompañada por el fortalecimiento del postefecto.
La teoría del proceso oponente de la motivación se diseñó para explicar estos tres aspectos de las emociones.
1º Es una teoría homeostática.
  • Se basa en la premisa de que una función importante de los mecanismos que controlan la conducta emocional es minimizar las desviaciones con respecto a la neutralidad o estabilidad emocional. Requiere que las perturbaciones que mueven al sistema en una dirección se encuentren con una fuerza opuesta que compense la perturbación.
 2º Los patrones de conducta emocional observados tanto inicialmente como después de la experiencia repetida con un estímulo son el resultado neto de los procesos oponentes y de los cambios en los mismos como resultado de la experiencia.
Siguiendo esta teoría, los cambios emocionales observados, cuando se presenta un estímulo y después se retira, reflejan el resultado neto del proceso primario y del proceso oponente. La intensidad del proceso oponente se resta de la intensidad del proceso primario, dando lugar a las emociones que de hecho aparecen.
Cuado el estímulo se presenta por primera vez, el proceso “a” aparece sin encontrar oposición por parte del proceso “b”. La reacción emocional primaria puede por tanto, alcanzar su punto más alto. El proceso “b” se activa entonces y empieza a oponerse el proceso “a”. El proceso “b” reduce la intensidad de la respuesta emocional primaria y es responsable de la fase de adaptación del modelo estándar.

La respuesta emocional primaria alcanza un estado de equilibrio cuando los procesos “a” y “b” han llegado cada uno a su máxima intensidad durante la presentación del estímulo. Cuando el estímulo se retira, el proceso “a” cesa rápidamente, en cambio el proceso “b” permanece en el tiempo.

Así pues, el proceso “b” no tiene ahora nada que oponerse. Por tanto, las respuestas emocionales características del proceso oponente se hacen evidentes por primera vez. Esas emociones son, habitualmente, contrarias a las observadas durante la presencia del estímulo.

La suma de los procesos primarios y oponente explica satisfactoriamente el patrón estándar de la dinamica afectiva.

¿Cómo cambian esos procesos subyacentes en el curso de la habituación a un estímulo activador de la emoción?

Después de una exposición prolongada a un estímulo activador de la emoción, el estímulo deja de provocar reacciones emocionales intensas, y la posrreacción afectiva se hace mucho más fuerte cuando cesa el estímulo.

La teoría del proceso oponente explica este resultado asumiendo simplemente que el proceso “b” se fortalece al exponerse de forma repetida a un estímulo. El fortalecimiento del proceso “b” se refleja en varias de sus características.

  • El proceso “b” se activa más rapidamente una vez presentado el estímulo, su intensidad máxima aumenta, y desciende más lentamente cuando cesa el estímulo.
  • Por el contrario, se supone que el proceso “a” permanece inalterable.

    En conclusión, después de la habituación el proceso oponente se opone con más fuerza a las respuestas emocionales primarias.

    Este efecto de la habituación reduce la intensidad de las respuestas emocionales primarias que se observan durante la presentación del estímulo activador de la emoción. Y también da lugar a una excesiva posrreacción afectiva cuando se retira el estímulo.

    Ejemplos de procesos oponentes.

    El amor y el apego.

    Los recién casados están normalmente muy entusiasmados y se muestran muy cariñosos uno con otro cuando están juntos. Esta reacción emocional primaria sufre habituación conforme pasan los años. Gradualmente la pareja de va asentando y llega a mantener una cómoda relación que carece de entusiasmo de la luna de miel.

    Sin embargo esta habituación de la reacción emocional primaria va acompañada de un fortalecimiento de la posrreacción afectiva. Cuanto más tiempo haya pasado junta una pareja peor se sentirá cuando se separen, y más durará su malestar (“la distancia aumenta el cariño”).

    Después que una pareja haya vivido junta varias décadas, es muy probable que la muerte de uno de ellos cause gran aflicción al que sigue vivo. Esta fuerte posrreacción afectiva es llamativa, sobre todo si se tiene en cuenta que, a esas alturas de su relación, la pareja puede haber dejado de mostrar signo alguno de afecto.

    Entre padres e hijos se dan efectos emocionales semejantes. Los hijos que han vivido con sus padres mucho tiempo dejan de mostrar amor o afecto hacia ellos. Cuando los adolescentes mayores, o los adultos jóvenes, están dispuestos a marcharse de su casa, es más probable que se quejen de sus padres y no que los alaben. A pesar de que los hijos no muestren de forma abierta el cariño hacia sus padres, es probable que cuando se trasladen sientan nostalgia. Los padres también echarán de menos a sus hijos. Este estado representa la posrreacción afectiva. Tanto para padres como para hijos, los muchos años de convivencia sirven para fortalecer la posrreación afectiva que acompaña a una separación.

    El paracaidismo.

    El paracaidismo es un deporte muy poco corriente, con el que algunas personas disfrutan enormemente. Aquellos que no practican este deporte se extrañan de que otros lo encuentren divertido.

    Por supuesto poco hay de divertido en dar el primer salto. Las personas inexpertas invariablemente se asustan al saltar desde un avión. Los estudios han mostrado que en ese momento presentan una activación fisiológica máxima, y sus expresiones faciales indican que están que están aterrorizados. Esta es la reacción emocional primaria del salto. Cuando los saltos se repiten, la reacción afectiva primaria se habitúa, mientras el proceso oponente se fortalece.

    Como la reacción emocional primaria es el terror, la respuesta oponente es el júbilo.

    En los saltadores muy expertos el proceso primario queda anulado por el proceso oponente y no se aterrorizan por el salto. El fortalecimiento de la reacción oponente es también evidente en su posrreación afectiva cuando llegan al suelo.

    Los saltadores expertos están eufóricos y exultantes cuando tocan tierra y esos sentimientos positivos pueden durarles varias horas. De hecho, la posrreacción afectiva es mucho más agradable que el salto mismo y puede suponer la mayor parte del placer derivado del salto.

    La drogadicción

    Muchas drogas se toman principalmente por sus efectos emocionales. En muchos casos, los cambios emocionales que se producen con la primera y las posteriores administraciones de la droga están descritos con precisión por la teoría del proceso oponente de la motivación.

    La teoría del proceso oponente predice que las drogas psicoactivas producirán un efecto emocional bifásico las primeras veces que se tomen.

    Cuando la droga es activa se experimenta un conjunto de respuestas emocionales (la respuesta afectiva primaria), y cuando la droga desaparece, tienen lugar las emociones opuestas (posrreacción afectiva).

    Estos cambios bifásicos son evidentes con distintas drogas psicoactivas, como el alcohol, los narcóticos (como la heroína), las anfetaminas y la nicotina. La secuencia de efectos del alcohol es muy conocida.

    Poco tiempo despues de tomar la droga las personas se encuentran tranquila y relajada porque la droga es basicamente un sedante. La posrreacción oponente se manifiesta en dolores de cabeza, náuseas y otros síntomas de la resaca.

    En el caso de las anfetaminas, la droga crea sentimientos de euforia, bienestar y autoconfianza, insomnio y un sentimiento de control de la situación. Después de pasado este efecto, la persona se suele sentir fatigada, deprimida y amodorrada.

    La teoría del proceso oponente predice que cuando el consumo de la droga es frecuente, la respuesta emocional primaria se debilita y la posrreacción oponente se fortalece. La habituación de las reacciones primarias a la droga es un ejemplo de tolerancia a la droga, en el que el efecto de la droga desciende con la repetición de las dosis.

    A los consumidores habituales de alcohol, nicotina, heroína, cafeína y otras drogas no les afecta tanto la ingestión de la droga como a los novatos. La cantidad de alcohol que un bebedor accidental le pondría un poco achispado, es probable que no tenga ningún efecto en el bebedor habitual. Los bebedores habituales tienen que consumir mucho más alcohol para tener las mismas reacciones que los bebedores novatos.
    Las personas que fuman muchos cigarrillos, por ejemplo, rara vez obtienen mucho placer al hacerlo. El declive de la reacción primaria a la droga va acompañada de un crecimiento de la posrreacción oponente. Asimismo los, los consumidores habituales de droga experimentan resacas mucho más fuertes cuando se les termina la droga que los consumidores novatos.

    Una persona que, por ejemplo, deja de fumar cigarrillos, se volverá irritable, ansiosa y tensa, y tendrá un sentimiento general de insatisfacción.

    Cuando alguien que bebe mucho deja de tomar alcohol es probable que tenga alucinaciones, pérdida de memoria, agitación psicomotriz, delirium tremens, y otras perturbaciones fisiológicas. En los consumidores habitules de anfetaminas, la fatiga y la depresión que siguen a los efectos primarios de la droga puede ser tan fuerte que dé lugar al suicidio.

    Si los efectos placenteros primarios de una droga psicoactiva desaparecen en el caso de los consumidores habituales, ¿porqué continúan tomándola?, ¿porqué son adictos?

    La teoría del proceso oponente sugiere que la drogadicción es, fundamentalmente, un intento de reducir la aversión producida por la posrreacción afectiva a la droga -el mal cuelgue, el bajón de las anfetaminas, la irritación que sobreviene cuando no se tiene el cigarrillo de costumbre-.

    Hay dos maneras de reducir la posrreacción aversiva a las drogas.

    • Una es aguantar todo el tiempo suficiente para que se disipe. Es lo que se conoce como pasar el mono. En los grandes consumidores el mono puede durar mucho y ser doloroso.
    • La posrreación oponente puede eliminarse mucho más rapidamente si se toma la droga de nuevo. Esto reactivará el proceso primario y cortará los sufrimientos de la abstinencia.

      Muchos adictos no estan atrapados por el placer que se deriva directamente de la droga. Más bien toman la droga para reducir los dolores de la abstinencia.

  •  
    • Anuncios

      Responder

      Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

      Logo de WordPress.com

      Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

      Imagen de Twitter

      Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

      Foto de Facebook

      Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

      Google+ photo

      Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

      Conectando a %s