Fundación, fundacionales, fundamos, fundais, fundan… ¿Fundamentalistas?

El  escenario cultural e intelectual: los mandarines alemanes
la antigua China de Confucio estuvo gobernada en su mayor parte por una élite intelectual a los que se denominaban mandarines. La clase mandarín estaba abierta, en teoría, a todos aquellos que habían recibido una educación clásica y aprobaban los exámenes para el servicio civil, pero en la práctica muy pocos, adem´s de las familias de mandarines ya establecidas, podían permitirse la instrucción privada que se necesitaba para llegar a pertenecer a esta élite dominante. Los mandarines integraban la burocráci que gobernó a China a lo largo del ascenso y caída de emperadores y disnastias imperiales. Gobernaban controlando la vida del emperador, estableciendo programas minuciosos e interminables de rituales y obligaciones que el emperador debía ejecutar de acuerdo a unas reglas cuidadosamente preparadas. A menudo, era difícil, si no imposible, que el emperador abandonara la Ciudad Prohibida o que hiciera algo por sí msmo, El historiador Fritz Ringer (1969) ha descrito a los intelectuales alemanes como conformando una clase mandarín propia, basada en la educación clásica de la personalidad        -Bildung-, y  que controlaba el gobierno a través de la burocracia y la educación. Wundt fue el ejemlo mismo de un mandarín alemán moderno, y en su carrera revela la mente mandarín que moldeó la psicología aleman hasta el auge del nazismo.
Wundt nació el 16 de agosto de 1832 en Neckarau, Baden, Alemania, era el cuarto de los hijos de un pastor protestante, y de su esposa, Marie Frederike. Muchos de los antepasados de las dos ramas familiaresde los Wundt habían sido intelectuales, científicos, catedráticos, funcionarios de gobierno y médicos. Wundt comenzó a estudiar en un gimnasio católico a los trece años. No le gustaba la escuela y suspendió, pero se trasladó a otra de Heidelberg en el cual se graduó en 1851. Wundt decidió estudiar medicina, y después de un pobre comienzo, se aplicó  al trabajo y sobresalió en sus estudios. Sus intereses científicos aparecieron en la investigación fisiológica. En 1855, consiguió un doctorado en medicina con premio extraordinario y, después de realizar el segundo doctorado que las universidades alemanas exigían a sus profesores. Inmediatamente dio su primer curso de fisiología experimental, a cuatro estudiantes, en el apartamento de su madre en Heidelberg. Estos cursos se vieron interrumpidos por una enfermedad grave a raíz de la cual casi muere.
Wundt, durante su convalecencia, solicitó y obtuvo una ayudantía  con Hermann von Helmholtz. Aunque Wundt admiraba a Helmholtz, nunca mantuvieron posiciones teóricas muy cercanas; Wundt, rechazó el materialismo de Helmholtz. Mientras que fue su ayudante, Wundt impartió su primer curso titulado “Psicología como ciencia natural” en 1862, año en que también comenzaron a aparecer sus primeros escritos importantes. Trabajó para llegar alto en la escala académica durante su estancia en Heidelberg mientras que tenía escarceos con la política, por primera vez y última vez,  defendiendo las posiciones de un socialista idealista. Se casó en 1872. Sus publicaciones continuaron apareciendo, incluyendo la primera edición de su trabajo fundamental Grundzuge der Physiologischen psychologie (Principios de psicología fisiológica), durante 1873 y 1874. Esta obra, en sus diferentes ediciones, presentaba los principios fundamentales de su psicología experimental.
Tras un año en Zurich “a la espera”, en que se ocupó un puesto académico, obtuvo una cátedra de filosofía en Leipzig, universidad en la que  enseñó desde 1875 hasta 1917. Allí Wundt ganó un cierto grado de independencia para la psicología al fundar su Instituto Psicológico. Comenzó en 1879 como un instituto estrictamente privado, apoyado con dinero de su propio bolsillo hasta 1881. finalmente, en 1885, fue reconocido oficialmente por la universidad e incluido en su catálogo oficial. Se inauguróa siendo una aventura bastante primitiva, con una sola habitación y fue creciendo con los años; en 1897 se trasladó a un edificio diseñado especialmente para albergarlo, que sería destruido después durante la 2º guerra mundial  (sé que este concepto lo ponen siempre con mayúsculas, para mí, no merece tal honor, ninguna guerra merece unas mayúscylas).
Wundt mantuvo un rendimiento extraordinario durante sus años en Liepzig, supervisando, al menos, 200 tesis doctorales, enseñando a unos 24.000 estudiantes y escribiendo o revisando volumen tras volumnen, a la vez que supervisaba o escribía para la revista que había fundado, Philosofhische Sttudien, Wundt formó a la primera generación de psicólogos, muchos de ellos eran norteamericanos.
En 1900 comenzó una tarea enorme, la publicación de su libro Völkerpsychologie (La psicología de los pueblos), que completó en 1920, el año de su muerte. En esta obra, wundt desarrolló lo que cría que era la otra mitad de la psicología, el estudio del individuo en la sociedad, como opuesto al del individuo en el laboratorio. wundt continuó trabajando hasta el final. Su último proyecto fue Erlebtes und Erkanntes (Vivido y conocido), sus memorias, que terminó, unos pocos días antes de su muerte, ocurrida el 31 de agosto de 1920, a la edad de 88 años.
al igual que casi todos los alemanes durante la 1ª guerra mundial,  Wundt fue  fervientemente nacionalista. Escribió, como muchos otros patriotas de atril violentos folletos anti-ingleses y anti-norteamericanos, que sólo producen vergüenza cuando se leen en la actualidad. No obstante, son interesantes porque revelan la separación que existía entre las visiones del mundo anglo-franco-norteamericanas y la defendida por los alemanes. Los ingleses eran para Wundt y otros intelectuales alemanes, en palabras de Werner Sombart, simples comerciantes que consideraban “la existencia completa del hombre sobre la tierra como una suma de transacciones comerciales que cada uno realizaba tan favorablemente como le era posible” (Ringer, 1969). Wundt  vilipendió a los ingleses por su utilitarismo egoísta, materialismo, y progmatismo (Ringer, 1969). Por otra parte, el ideal alemán era el del héroe, un guerrero cuyos ideales eran sacrificio, fidelidad, franqueza, respeto, coraje, religiosidad, caridad y buena disposición a obedecer (Ringer, 1969). Se considera que el objetivo de un inglés era la comodidad personal, mientras que un alemásn era el sacrificio y el servicio. Los alemanes mantenían también un antiguo desprecio hacia la “civilización” francesa, a la que consideraban un barniz superficial de maneras, del todo opuesta a la verdadera cultura natural aleman.
Polémicas como las anteriores nos sirve para ilustar el clima intelectual alemán en el s. XIX. Los alemanes en su conjunto, y a pesar de Kant, siguieron a Herder y rechazaron abiertamente la Ilustración. Fueron intelectuales románticos que valoraban los asuntos del corazón, del espíritu  y del alma antes que los fríos asuntos del intelecto. Vieron a Alemania como situada a medio camino entre el intelectualismo de los países que se encontraban al oeste del Rin, y a las cultura religiosas, anti-intelectuales de la Santa Madre Rusia, ubicadas al este de dicho río. Rechazaron el aotmismos y el utilitarismos de la filisofía británica y fueron anti-individualistas. En lugar del atomismo, los intelectuales alemanes buscaban contínuamente la síntesis, la reconciliación de los opuestos en una verdad superior. Wundt y otros intelectuales elitistas de la tradición “mandarina” alemana percibieron, mantuvieron y fortalecieron el inmenso abismo intelectual que les separaba del oeste (Ringer, 1969). wundt se consideróa a sí mismo como heredero de Kant, Fichte y Hegel, y rechazó la filosofía de Locke, los Mill, Spencer y William James.
Una vez más podemos detectar debajo de todo esto, la división exixtente entre recionalismo y empirismo. El oeste era empirista: asociacionista, atomista, utilitarista y preocupado por los derechos y la felicidad individuales. alemania era nacionalista y romántica, rechazaba el estrecho recionalismo utilitarista del oeste y favorecía un racionalismo romántico espiritual. Desde Platón, ha existido siempre en el racionalismo un aspecto anti-individualista y místico. El ascenso a las Formas es una suerte de unión mística. Las personas existían para servir a la república de Platón, no al revés; el racionalismo tiende facilmente al totalitarismo. De ahí que los pensadores alemanes fueran racionalistas: anti-asociacionistas, a la búsqueda de la síntesis, declaradamente poco prácticos (las universidades cultivaban campos tan poco prácticos como la filosofía y rehusaban reconocer otros, como la ingeniería, que sí l oeran), y estadistas (se veía al individuo como siervo del estado).
La psicología de Wundt cumplía con esta tradición de los mandarines. Rechazaba la asociación de ideas y la teoría mecano de la mente. Rechazaba el asociacioneismo y el reduccionismo en favor de la síntesis psicológica y  de un análisis de la conciencia. No buscaba resultado prácticos, aunque no los excluía. Para finalizar, rechazaba el estudio de las diferencias individuales en favor de una investigación casi platónica de  la mente humana.

RACIONALISMO
EMPIRISMO
RACIONALISMO VERSUS EMPIRISMO
El escenario intelectual:
La investigación en las universidades alemanas
Por lo que  se refiere especialmente a la ciencia, las unversidades alemanas fueron únicas, tanto en calidad como organización, durante todo el s. XIX. En Gran Bretaña y Francia, por razones distintas, los científicos trabajaban fuera del sistema educativo y las universidades británicas eran remansos moribundos sin ninguna distinción. EE.UU. tenía colleges universitarios dedicados aa la enseñanza de estudiantes no graduados, antes que universidades que ofrecieron enseñanzas para licenciados. En EE.UU. la educación superior era un asunto en su mayor parte privado, que una empresa apoyada por el gobierno como ocurría en Europa. La mayoría de los colleges los establecieron confesiones religiosas para educar y formar el caráctes de sus mienbros e instruir al clero. Las facultades eran generalistas y su vocacióm principal era la de enseñar; no existían los especialistas en investigación  que impartieran enseñanzas de  sus campos de especialización. Sin embargo, las universidades alemanas combinaban las funciones docentes e investigadoras y crearon programas de licenciatura más avanzados del mundo. Además, los gobiernos de los principados alemanes  independientes, y el gobierno imperial alemán central, tras la unificación de 1870 apoyaron firmemente a las universidades con dinero y recursos.
Alemania antes de la unificación de 1868
Alemania unificada 1868
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s